5 SENCILLOS PASOS PARA EMPEZAR A MEDITAR Y TRANSFORMAR TU VIDA

En todos mis retiros y viajes practicamos cada mañana la meditación. Me gusta enseñar la meditación como un hábito que cambia tu día, te aleja del estrés, la ansiedad, la depresión y llena de sentido tu vida. Hablo desde mi propia experiencia, ya que, a mí, aprender a meditar me transformó. ¿Quieres tu también aprender a meditar y con ello empezar a transformar tu vida? Prueba estos sencillos cinco pasos.

Escribo este post porque muchas personas vienen a mis retiros y viajes a desconectar y aprender técnicas como la meditación para encontrarse con ellos mismos. Así durante los días de viaje o retiro, aprenden las bases de la meditación y estas personas se sienten tranquilas y felices. Pero luego, pasado un tiempo, me escriben diciéndome que han dejado de meditar y que han sido de vuelta atrapados por el estrés de la vida diaria.

Esto me entristece porque si no hacemos de meditar un hábito y le ponemos cierta dosis de disciplina nunca llegaremos a obtener sus beneficios. Aquí os dejo cinco pasos, que siempre comentó a los que me preguntan, para que empecéis a meditar y convirtáis esta práctica en parte de vuestra rutina para llegar a una vida feliz y plena.

El primer paso o paso cero sería encontrar tu motivación. Tener claro los beneficios que la meditación trae a tu vida: reduce el estrés, la depresión, la ansiedad; mejora el sueño, crea estabilidad emocional; relaja tu mente y tus músculos; crea una mayor consciencia personal; aumenta tu concentración y memoria; etc.  Podría seguir enumerándote cientos de beneficios de la meditación, pero de nada sirve si tu no empiezas a practicar la meditación y comprobarlos por ti mism@.

PASO 1: CREA TU RUTINA DE MEDITACIÓN

Los hábitos son los que forjan tu destino. Ya lo dijo Gandhi: “Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino”. Para obtener beneficios de la meditación tienes que convertirla en un hábito, parte de tu rutina.

Fija cada día la hora de tu meditación. Siempre la misma hora.  Ideal es meditar cada mañana al levantarte y cada noche al acostarte, empieza por cinco minutos solamente y luego ve aumentando el tiempo según te sientas. Si eres de los de “no tengo tiempo” prueba a poner el despertador cinco minutos al levantarte o apagar la tele cinco minutos antes de acostarte. Siempre se encuentra tiempo para realizar una acción cuando uno está motivado por los resultados que obtiene u obtendrá.

Medita nada más levantarte. Es el momento en que tu mente está totalmente limpia de interferencias externas ya que tu mundo todavía no se ha activado. Regálate ese momento solo para estar en ti antes de pasar a coger el móvil o tomarte el primer café. La mejor hora para meditar es la de antes del amanecer, es cuando puedes llenarte de más energía pura o prana.

Por la noche antes de dormir puedes establecer otros minutos de meditación. Es una manera de resetear tu mente y despedirla de ajetreo del día. Es dejar tu mente en paz antes de dormir. Lograrás un sueño más profundo y descansado.

Parte de la rutina tiene que ver también con crear tu espacio de meditación dentro de tu casa. Tu espacio sagrado, donde te regalas un tiempo solo para ti. Siempre aconsejo crear un pequeño altar de meditación, donde puedes poner unas velas, incienso, imágenes de personas que te inspiren, o dioses que te conecten con tu divinidad. Si no te conecta tener un altar, no pasa nada, pero ayuda el tener un lugar solo para ti, que te conecte con tu silencio.

PASO 2: COLÓCATE EN TU POSTURA DE MEDITACIÓN

Una vez establecida tu rutina, colocándote en tu lugar de meditación, a tu hora diaria, te sientas a meditar. No es necesario que te sientes en la postura de loto imitando a Buda. Si lo haces, muy bien. Pero si no haces yoga o tu cuerpo no es lo suficiente flexible, te dolerán las rodillas y estarás incómodo. Tranquil@, puedes sentarte en una silla. Lo importante es tener la espalda recta para no quedarte dormido y para que la energía fluya bien por tu columna vertebral y llegue a todos tus meridianos o puntos energéticos de tu cuerpo.

Medita sobre una silla o sentado en el suelo manteniendo  la espalda recta, apoyándote en el respaldo de la silla o en la pared sí así te sientes más cómodo . Mantén la columna erguida. Descansa las manos sobre los muslos y relaja los hombros. Si te apetece junta tus dedos índice y pulgar haciendo el jnana mudra para que tu energía se quede dentro de ti.

 

PASO 3: OBSERVA TU RESPIRACIÓN

Sentado en una posición cómoda, con la espalda recta empieza a observar tu respiración. Observa como inspiras y como espiras. Como al inspirar tu cuerpo se llena de energía y como al espirar sueltas todo aquello que no quieres. Observas también esas pausas entre la inspiración y la espiración. Se consciente de como respirar te llena de vida. Cuando respiras lento y profundo tu mente se calma. La respiración es el primer anclaje de la meditación.

 

PASO 4: OBSERVA TUS PENSAMIENTOS

Meditar es observar tu mente. Date cuenta de que tu no eres tus pensamientos. Al estar en silencio, observando la respiración, tu mente se calma, tus pensamientos empezaran a aparecer mas lentamente. Observa tu mente como el que observa una película. Deja pasar las imágenes de tu pantalla mental sin apegarte a ellas. Solo obsérvalas, sin engancharte, sin ponerles sentimientos. Lo que pasa por tu mente no eres tú.

Vacíate. Quédate esperando pensamientos. Verás como cada vez tardan más en aparecer. Y con la práctica, esos espacios de no-mente, esos gaps o espacios vacíos entre pensamiento y pensamiento cada vez serán mayores. Ahí es donde mora tu verdadero ser, tu amor, tu consciencia. Quédate ahí y llénate de amor.

 

PASO 5: ESTABLECE UNA INTENCIÓN

Por la mañana genera una intención positiva para tu día tipo: Hoy voy a dar mi mejor yo al mundo, Hoy voy a enviar amor a todos los seres con los que me cruce, Hoy voy a ser paciente, Hoy voy a regalar alegría, Hoy no voy a juzgar etc. Establecer una intención cada mañana en tu meditación te aseguro que cambiará tu día. Será tu mantra diario. Cuando a lo largo de tu día ocurran circunstancias externas que te saquen de ti, no dejes que tu mente te atrape y se desaten pensamientos negativos que te generen estrés, ansiedad o malos rollos… por el contrario, obsérvate, vuelve a recordar tu intención positiva y conéctate con tu Ser.

Por la noche puedes cultivar el agradecimiento y dar las gracias por todas las cosas, situaciones o personas que hayan cambiado tu día, te hayan aportado, ayudado, transformado…. Practicar el agradecimiento es una herramienta muy poderosa para tu salud emocional. Compruébalo tu mism@.

En el momento que empiezas a entrenar tu mente como una herramienta a tu disposición, empiezas a poner la mente a tu propio servicio y podrás deshacerte de todos esos pensamientos que te causan estrés, ansiedad, depresión… Porque todas esas emociones negativas que te generan malestar en tu vida son generadas por tu mente, tú las construyes con tus pensamientos negativos.

En el momento que decides parar, regalarte unos momentos de meditación para observar que está pasando por tu mente y como tú estás creando todo, serás consciente que tú mism@ eres el creador de tu propia realidad. Empezarás a generar pensamientos positivos que te conectarán con emociones positivas las cuales te llevarán al empoderamiento personal y a la acción positiva.

Lo dicho. Tú eliges. Tienes que decidir si quedarte en tus bucles mentales que te llevan a situaciones de estrés, ansiedad, depresión … o tomar las riendas de tu vida, empezar a meditar y darle una vuelta a todo para ser feliz cada día, en cada momento, aquí y ahora.

Prueba a seguir estos cinco pasos que te propongo y luego me escribes para contarme el efecto que han generado en ti y como disfrutas de los resultados. Meditar es parte de tu viaje transformacional.

2 comentarios de “5 SENCILLOS PASOS PARA EMPEZAR A MEDITAR Y TRANSFORMAR TU VIDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Te ayudo?