EN EL CAMINO DE LAS MARAVILLAS: COMO ME TRANSFORMÉ EN COPYWRITER VIAJERA

foto6 3

– Mamá, ¿cuánto queda para llegar?
– Ya queda poco, aguanta. Ya mismo llegamos

Este era uno de los diálogos más recurrentes cuando de peque iba en el coche familiar desde Málaga a pasar la época navideña a Jaén. Se me hacía interminable. Aunque hoy en día felizmente estaría dispuesta a coger un vuelo de 24 horas para plantarme en Australia sin ningún titubeo, desde la óptica de una niña de ocho años, 2 horas y media en coche es muy pesado.

Ahí era pequeña e inconsciente. No sabía del valor de contemplar los olivos afincados en el camino que formaban un manto verde natural. Tampoco me planteaba que el tiempo de viajar en familia iba a tener fecha de caducidad, de la misma forma que los villancicos que resonaban en el radio cassette. Hasta este aparato tenía su propia lápida ya cavada. Y esta actitud es normal cuando se tiene ocho años.

¿Con cuántos adultos convivimos en nuestro día a día que sólo piensan en llegar a un destino?

Con un destino me refiero a un objetivo, meta o resultado. Esto no está mal y no soy yo quién para juzgar. Lo malo es que sea a costa de su propia felicidad.

Desde nuestra infancia nos inculcan que, si nos portamos bien, nos regalaran más cosas los Reyes Magos. Si estudiamos, tendremos mejores notas y un futuro digno. Todas nuestras acciones están encaminadas a un fin. Pero, ¿por qué nos olvidamos del camino?

En mi caso, formé parte durante la mayor parte de mi vida del sendero automático. Ese en el que tenemos que estudiar mucho para conseguir un buen trabajo para luego promocionar y crecer más, etc, etc. Insisto, esto es totalmente lícito. Admirable y reconfortante en muchos casos. Lo que no es lícito es que te olvides de ti misma en el camino.

foto1 3

Voy a explicaros mi camino…

1, 2, 3…!!! CONSCIENCIA

Para mí último año ha sido muy fructífero en términos de crecimiento. Y es que me he construido unas gafas nuevas: las gafas de la consciencia. Son muy potentes porque me permiten observar mejor que antes cómo me siento y qué necesito. Mentiría si dijese que las uso todo el tiempo, aunque intento acordarme de que las llevo en mi mochila. De vez en cuando se empañan y hay que limpiarlas, pero al menos la mayor parte del tiempo veo mejor. Es un paso. Definitivamente es mejor que andar miope todo el día.

Pero para poder usar las gafas de vez en cuando, hay que acceder al taller de cristal. Y no todos tienen la llave. La llave nos llega cuando nos damos cuenta de que nuestras acciones son fruto de una fuerza robótica que desde la invisibilidad nos arrastra por una rutina de ceguera. Algunos se refieren a este concepto como el limbo de la inconciencia. Otros prefieren el término de piloto automático.

¿Y cómo desconectamos el circuito?

Mi proceso comenzó hace un tiempo. Paradójicamente no lo apliqué de manera consciente. Sin embargo, tal y como menciona Steve Jobs con su teoría de puntos, algunas cosas cobran sentido con la perspectiva del tiempo.

Tampoco es algo que haya finalizado. Yo lo veo como una línea curvilínea y cíclica, más que una línea recta. Lo importante es que empecé a crear ciertos hábitos para expandir ese sentido de consciencia.

 

MÉTODO ZEN

Rechazo de TODO lo que sobra en tu vida

No sé si conoces esa sensación de que pesas más de la cuenta. Todo te parece un mundo y andas con energía baja. A veces ocurre que existe una fuga de energía en ti y no atacas la raíz. En mi caso, contemplo el plan de acción de la siguiente forma:

  • Eliminar todo lo tóxico de tu vida (hábitos, personas y pensamientos). Qué decir del auto sabotaje con el que nos destruimos a veces.
  • No dedicar tiempo a aquello que, sin ser tóxico, no te aporta NADA. Es duro, pero el tiempo es limitado.
  • Identificar tus creencias limitantes y replantearte cuáles están mejor en el contenedor de la basura.

Escucha lo que necesitas

Aunque suene a ciencia ficción, la mayoría de las personas no se conocen. Creen que lo hacen, pero no. Y es que una persona no se define por un trabajo o por la imagen que tengan los demás. Tampoco la definen sus amistades o sus círculos de pertenencia. Porque la mayoría de las veces nos comportamos como peces que se dejan llevar por la corriente de un gran océano. Otra vez, sin consciencia.

Por lo tanto, la clave es AUTOCONOCERSE. Esto pasa por una redefinición de nuestros valores, que pueden haber cambiado y pillarnos despistados. Se trata de saber PARA QUÉ hacemos las cosas, no sólo el QUÉ hacemos.

Muchos actuamos sin saber por qué, por los deseos de otros o lo que es peor aún, de manera contradictoria a lo que anhelamos.

Coherencia con tus acciones

Una vez que has «limpiado» tu vida de todo lo que te roba energía, puedes conocerte mejor. Pero, ¿de qué sirve si no tomamos acción?

Este proceso tiene sentido si al final tomamos decisiones que nos conducen a aquello que está más alineado con nuestros valores. A veces puede ser un cambio de trabajo. Otras dejar de llevar una vida sedentaria. En otras ocasiones se trata sólo de cambiar tu actitud hacia el mundo.

 

ACCIÓN 2019

Este año he decidido invertir en mí misma con HABILITADORES ENERGÉTICOS que han empoderado mi crecimiento personal. Con ello me refiero a todas aquellas actividades que han potenciado este proceso y me ha permitido recorrer el camino acompañada. Y todavía mejor, también compartirlo 🙂

Retiros

Uno de ellos fue el Retiro de GREDOS con Viajes Transformacionales. Fue un primer contacto con los retiros en el que aprendí la importancia de observar y escucharme a mí misma.

A lo largo de todo el fin de semana, además de practicar Yoga aprendí diferentes formas de meditación que he podido practicar a posteriori.

Además, desperté mi curiosidad por los chakras y todos esos niveles energéticos que sin saberlo pueden afectar a nuestra estabilidad y salud emocional. Me pareció un mundo apasionante en el que voy a seguir indagando.

Adicional al set de yoga y meditación, tuvimos una sesión de coaching a través de la cual pudimos compartir con otros compis yoguis nuestras inquietudes y motivaciones. Esta actividad creo un vínculo muy especial entre nosotros que sellamos con el compromiso de un plan de acción. No hay nada como expresar en voz alta lo que a veces nos quita el sueño.

No obstante, el mejor regalo fue conocer a otras personas en las que me veía reflejada. Es decir, otras almas que actúan como espejo de mis propios anhelos. Más gratificante aún es mantener el contacto a día de hoy y recorrer el camino juntos.

foto 8

Empoderamiento Viajero

En numerosas ocasiones, te acostumbras a estar en una nebulosa, pero ese espectro no eres tú realmente. No es tu esencia. No te identifiques con ella, simplemente aléjate.

Una vía de empoderamiento personal para mí han sido los viajes. Viajes en diferentes formatos: viajes solidarios, de yoga y meditación, sola, de aventura, etc.

Mi esencia siempre ha sido muy aventurera e intento saciar este apetito siempre que mi trabajo me lo permite.

Mis viajes me han aportado vivir diferentes experiencias y aprendizajes. No sólo he aprendido del contacto de otras perspectivas y culturas, sino de mí misma. He podido sacar mis gafas de la consciencia y observar nuevas facetas de mi persona. Viajando no sólo hacia fuera, sino también hacia dentro.

Creo que la mejor actitud viajera es fluir abierta al mundo, aproximándonos a otros entornos desde el respeto y humildad, atreviéndonos a ver el mundo con otros ojos.

foto 2 2
foto 2 2

India

Me gustaría mencionar un viaje muy especial en el que me he embarcado este año aventurero. Se trata del viaje a India con Viajes Transformacionales. Sólo hay algo que hace sombra a los colores de la India, y es la paz que transmite sus gentes. Con solo mirarlos a los ojos, eres capaz de conectar con ellos.

Uno de mis recuerdos más memorables cobra vida en un templo hindú de New Delhi. Todo eran estímulos a nuestro alrededor, un aura emocionante y novedoso para nuestras retinas. Podíamos sentir el acogedor recibimiento de los fieles del templo con sus miradas y gestos. Una curiosidad mezclada con candor se palpaba en su actitud hacia el grupo. El broche de oro vino de la mano de un baile en coro con algunas de las mujeres del templo. Sus sonrisas irradiaban aquel lugar sagrado de luz y aceptación.

foto 4 2

Chute Literario Energético

Tengo que decir que me encanta leer. De pequeña mi actividad favorita era devorar libros de todo tipo. Aunque actualmente tengo menos tiempo, este año me he apalancado en la lectura para ampliar mis pensamientos y absorber otros puntos de vista.

Un libro sinérgico con la meditación para mí ha sido El Poder del ahora, de Eckhart Tolle, que se define como una guía espiritual. Algunos catalogan este libro como muy cargado y redundante. No les quito la razón, pero gracias a ese carácter repetitivo esta guía consigue calar con su mensaje: tratemos de no identificarnos con nuestra mente, así como no obsesionarnos con el pasado y futuro, sino centrarnos en el presente.

 

SET INSPIRACIONAL

Cuando adquieres más conciencia y decides actuar, el resultado puede ser de dos tipos:

• Cambias el enfoque de tu vida. Aceptas tus circunstancias y estas en paz contigo mismo.
• Todo lo anterior + Transformación de tu vida (por ejemplo, cambio de trabajo)

En este sentido, este año he trabajado el concepto de IKIGAI. A mi sonaba a japonés, que realmente es de dónde procede. Significa «la razón de ser” o «la razón de vivir» . Rápidamente se puede resumir como una técnica que te ayuda a reflexionar y autoconocerte, obteniendo información muy poderosa sobre tu persona que surge tras unir lo siguiente:

  • En lo que eres bueno
  • Por lo que te pueden pagar
  • Lo que amas
  • Lo que necesita el mundo

Este ejercicio me ayudó a reflexionar sobre lo que realmente me gusta y con todo el trabajo transformador me he lanzado a la piscina en el frondoso planeta del Copywriting.

 

AYUDATE A TI MISMA PARA AYUDAR AL MUNDO

Normalmente consideramos héroes a aquellos individuos generosos que destinan sus super poderes a salvar el mundo del abismo.

Fuera de Marvel, en la vida real también hay héroes que hipotecan su vida a cambio de aliviar la vida de otros. A mí siempre se me viene a la cabeza la figura de Gandi o Maria Teresa de Calcuta.

Ponerse la capa de superhéroe para ayudar a tus amigos, familia, la sociedad o ser un buen líder es algo de admirar. Sin embargo, ¿cómo alguien que no se ayuda a si mismo tiene autoridad para ayudar a otros?

Por tanto, trabajar en nuestra paz interior, aceptación y amor propio es nuestra responsabilidad no sólo con nosotros mismos, sino con el mundo.

foto 3

 

¿Y AHORA QUÉ?

Comparte con nosotros cómo ha sido o está siendo tu proceso de transformación. Si aún no has empezado, te animo a inspirarte con algunas de las ideas que hemos compartido: rechazo de lo que te resta, definir tus valores y actuar de forma alineada con ellos.

No te olvides de disfrutar del camino, recuerda que la vida es un viaje y no una maratón.

Decidas transformar tu vida o simplemente las gafas con la que la observas, no te olvides de practicar la gratitud al final de cada día.

Y recuerda, no solamente tú te beneficias de tu crecimiento, sino también el mundo.

¿Te atreves a tomar acción?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

Hello!

Click one of our representatives below to chat on WhatsApp or send us an email to pablo@portal14.com

× ¿Te ayudo?