7 PRÁCTICAS DEL YOGA Y EL BUDISMO PARA VENCER LA ANSIEDAD POR EL CORONAVIRUS

7 practicas del yoga y el budismo para vencer la ansiedad


En estos tiempos de incertidumbre por el Covid, todos hemos pasado o estamos pasando por situaciones que nos generan estados de miedo, estrés o ansiedad.

Tenemos miedo a caer enfermos, ya seamos nosotros o quizá nuestros familiares más cercanos. También hay cierto pánico por la crisis económica, la pérdida de puestos de trabajo o bajada de ingresos. A esto se suma el no poder viajar, ni compartir lugares de ocio masivos, ni poder abrazar a nuestros seres queridos por el distanciamiento social.

El confinamiento o el tener que llevar mascarilla también genera ciertos grados de ansiedad a nivel personal y grupal. ¿Qué podemos hacer para poder aliviar estos estados emocionales provocados por el miedo a lo desconocido?

En la filosofía oriental, tanto en los principios védicos del yoga como en los del budismo, puedes encontrar respuestas para calmar tu mente. Las siguientes 7 prácticas del yoga y el budismo pueden ayudarte en los tiempos actuales de miedo, ansiedad y confinamiento.

1. Acepta el momento presente

¿Qué es la preocupación? Lo defino de esta manera: la preocupación es el acto de quedarse inmóvil en el momento presente como resultado de cosas que puede que sucedan o que no sucedan en el futuro.

Nuestra mente tiende a evadirse del presente y continuamente sentirse ansiosa por el pasado o el futuro. Si aprendemos a disfrutar del momento presente, que es lo único que tenemos, nuestras preocupaciones desaparecen.

No tiene sentido preocuparse por las cosas sobre las que no tienes control en este momento, porque si no puedes hacer nada, ¿para qué te vas a preocupar?

Tampoco tiene sentido preocuparse por las cosas sobre las que sí se tiene control, porque si puedes gestionarlas, no tiene sentido preocuparte por ellas.

Y ahí va todo de lo que es posible preocuparse. O tienes control o no, y la preocupación es solo una pérdida de tus preciosos momentos presentes.

2. Reconoce tu miedo

Las enseñanzas budistas establecen que el sufrimiento, la enfermedad y la muerte son inherentes a nuestra vida y, por tanto, deben aceptarse y reconocerse.

El miedo y la incertidumbre son partes de nuestra vida. Para vivir en paz debemos aprender que nada es para siempre, todo es impermanente. Esto significa aceptar que todo cambia, que no tenemos el control de lo que nos pasa, ya que todo es imprevisible.

Luchar en contra de lo que está pasando, querer cambiar las cosas y situaciones externas a nosotros y que no podemos controlar, nos genera un gran gasto de energía, y, desde la perspectiva budista, agrega un sufrimiento innecesario.

Por tanto, debemos aceptar el miedo como parte de nuestra vida. Dicen los sabios yoguis que cuando luchamos contra el mundo, tenemos lo que se llama sufrimiento, pero cuanto más aceptamos el mundo, más podemos disfrutarlo.

3. Respira conscientemente para calmarte

Los antiguos yoguis creían en el poder calmante y firme de la respiración tanto, que le dedicaron una ciencia entera a la que llamaron pranayama, que en sánscrito significa “regulación de la fuerza vital a través del control de la respiración”.

La respiración está íntimamente ligada a nuestro estado emocional y mental. Nuestras emociones y pensamientos influyen en nuestro ritmo respiratorio.

La próxima vez que te sobrepase la ansiedad, intenta notar tu patrón de respiración. Es probable que sea corto y rápido. Por lo tanto, si comienzas a respirar lenta y profundamente, probablemente comenzarás a sentirte menos incómoda y más tranquila.

En solo unos minutos, puede comenzar a recuperar el control de tu estado mental y emocional controlando conscientemente tu respiración.

La ciencia parece respaldar esta antigua sabiduría yóguica, ya que numerosos estudios indican que una práctica regular y consistente de respiración yóguica puede ser eficiente y útil en el tratamiento de trastornos de ansiedad y estrés crónico, quizás incluso más que la medicación sola.

4. Practica la meditación y el Mindfulness

El mindfulness y la meditación son unas prácticas que pueden ayudarte mucho a sobrellevar estos tiempos difíciles.

Las prácticas de atención plena del mindfulness tienen como objetivo frenar los comportamientos impulsivos. El mindfulness consiste en poner consciencia y atención a todo lo que haces en el momento presente. Con la práctica, puedes entrenar tu mente y observar cada vez que surjan en ti sensaciones que te provocan miedo. Obsérvalas y simplemente, respira largo y profunda, suéltalas y déjalas ir. Recuerda que no puedes luchar en contra del momento presente.

La meditación, en comparación con la atención plena, es una práctica más larga e interna que el mindfulness. Aprovecha que ahora tenemos más momentos de estar en casa, para hacer un retiro interno de meditación. Intenta pasar más tiempo en silencio, conecta con tu interior, obsérvate, siente tu verdad, escucha a tu esencia,

En estado de meditación, limítate a observar si existen sensaciones de ansiedad en el cuerpo y si las hay, míralas como nubes entrando y saliendo de tu mente. No te apegues a ellas, déjalas ir. Puedes relajarte y seguir una meditación guiada para la ansiedad.

Empezar a meditar es fácil. La meditación regular puede permitirte reconocer el miedo, la ira y la incertidumbre. Te sentirás mejor y podrás gestionar mejor estas emociones.

5. Cultiva el Amor y la compasión

Las enseñanzas budistas enfatizan cuatro virtudes: bondad amorosa, compasión, alegría y ecuanimidad. Los maestros budistas creen que estas cuatro actitudes pueden reemplazar los estados mentales ansiosos y temerosos.

Cuando las emociones en torno al miedo o la ansiedad se vuelven demasiado fuertes, los maestros budistas dicen que uno debe recordar ejemplos de compasión, amabilidad y empatía. El patrón de pensamientos temerosos y desesperados se puede detener volviendo a la sensación de cuidar a los demás.

Meditar en la compasión no es de ámbito exclusivo de los monjes budistas del Tibet. El  método de la compasión está siendo utilizado en todo el planeta, por personas de cualquier religión y también por personas que no tienen religión. Están basadas en el hecho de que podemos entrenar la mente, al igual que podemos entrenar el cuerpo. Y que podemos cambiar. Meditar en la compasión es una herramienta que nos acerca a la felicidad.

Esto puedes practicarlo a cuando te relaciones con tus seres queridos, pero también a través de la práctica de la meditación. A medida que inhalas, puedes tomar el sufrimiento y la ansiedad que todos sienten, y al exhalar, desear a todos paz y bienestar. Esta es la famosa meditación budista del dar y tomar.

6. Entiende que todos estamos conectados

Tanto los yoguis como los budistas reconocen una interconexión entre todos. Todos estamos conectados, todos somos uno.

La pandemia es un momento para ver esto más claramente. Con cada acción que tomas para cuidarte, como lavarte las manos, o ponerte la mascarilla, también ayudas a proteger a los demás.

“Un curso de milagros” dice que “Creer en la separación es nuestro único problema”. Todos en este mundo parecen tener sus propios problemas especiales. Sin embargo, todos somos iguales, y debemos ser reconocidos como uno. El pensamiento dualista de la separación entre uno mismo y el otro, uno mismo y la sociedad, se rompe cuando se ve desde la perspectiva de la interconexión.

Mientras sigamos atrapados y creamos en un mundo de separación, un mundo de cuerpos separados y formas diferentes, experimentaremos conflictos, incertidumbre y depresión. Unirse a la mente del ego es deprimente y está lleno de angustia, ira y miedo.

En nuestra supervivencia dependemos los unos de los otros, y cuando sentimos un sentido de responsabilidad hacia todos, entendemos el concepto de interconexión como una sabia verdad.

7. Usa este tiempo para retirarte y reflexionar

Los tiempos de incertidumbre, argumentan los maestros yoguis y budistas, pueden ser buenas oportunidades para poner en práctica estas enseñanzas .

Así que puedes transformar la decepción por el momento actual, en una oportunidad para cambiar tu vida y tu perspectiva del mundo. Cada vez que se te planten obstáculos y dificultades, conviértelos en aprendizaje. Así pues, puedes usar estos tiempos difíciles para comprometerte a vivir una vida más espiritual.

El aislamiento en el hogar es una oportunidad para tomarte un retiro en casa, reflexionar, disfrutar de las cosas pequeñas y simplemente estar.

¿Te ha gustado este post de 7 prácticas del yoga y budismo para vencer la ansiedad? Suscríbete a nuestra NEWSLETTER
y recibe las últimas noticias, consejos, aprendizajes, ofertas y descuentos sobre  próximos viajes…


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DESCUBRE LA METODOLOGÍA QUE TRANSFORMA VIDASDeja tus datos a continuación para acceder