COMO MEJORAR Y AVANZAR EN TU PRACTICA DE YOGA

No hace falta ser flexible para practicar yoga, o por lo menos, el yoga que yo practico y enseño, el yoga que transforma. Este es  un yoga que te lleva a un estado de relajación y meditación profunda. El que pone freno a ese continuo mental que te genera estados de estrés, ansiedad, negatividad o ira. El que trae paz a tu mente posibilitando una transformación profunda en tu interior.

Este es el sistema de yoga que he creado y que transmito en todos mis viajes  y retiros de yoga transformacionales. Aquí te dejo tres pasos básicos que te ayudarán a comenzar de manera segura tu práctica de yoga y/o a profundizar progresivamente tu práctica si ya eres practicante de yoga.

1. Toma Consciencia de tu Cuerpo y tu Respiración

En mis clases de yoga, mis alumnos aprenden cómo practicar las posturas clásicas de yoga enfocándose en  combinar cada movimiento con la respiración. Si enfocas tu mente en el flujo de la respiración, olvidándote de cuánto de flexible eres en tu postura, desarrollarás la concentración y disfrutarás de una práctica más profunda.

Durante esta etapa inicial, debes aprender a coordinar el movimiento de la postura con la respiración. Si mantienes las posturas por un tiempo corto, con una respiración fluida, estirarás y reforzarás tu cuerpo, liberando la tensión muscular, y favoreciendo la relajación. El objetivo es, a través de la respiración, permitir un flujo fuerte de prana o energía vital a través del cuerpo y así, desarrollar la concentración mental.

El propósito de la práctica de la primera etapa es estirar y fortalecer todo su cuerpo, liberando la tensión muscular crónica que inhibe la relajación y subyace a muchos problemas de salud. Durante el proceso de estiramiento y fortalecimiento del cuerpo, es común que encuentres limitaciones físicas y bloqueos emocionales. Por eso aquí es importante tener una actitud de autoaceptación compasiva como elemento esencial de la práctica.

Cada sesión de esta primera etapa puedes concluiar con la experiencia rejuvenecedora de relajación profunda. La práctica regular de la relajación revitaliza las vías respiratorias, nerviosas. sistemas endocrinos, digestivos y otros sistemas principales del cuerpo que apoyan el funcionamiento saludable.

2. Mantén tu Postura y Enfoque hacia tu Interior

Cuando ya domines la postura y la respiración,  puedes pasar a esta nueva etapa . Se trata ahora de enfocar la atención en sensaciones interiores, pensamientos y emociones, aprendiendo a mantener las posturas por espacios de tiempo más prolongados, y cultivar una capacidad de presenciar a todo que surge.

El propósito de la segunda etapa es llegar a conectar con la presencia y el flujo de esta fuerza de vida. Adquirimos la capacidad de observar de cerca la interacción del cuerpo y la mente, llamada “testigo consciente”.

Mantener las posturas por períodos mas extensos, te ayudará al fortalecimiento de tus músculos, desarrollarás la concentración y la capacidad de reconocer y liberar las tensiones profundamente arraigadas, tanto emocionales como mentales.

Con el tiempo y la práctica, la materia de tu inconsciente sale a la superficie, donde puede ser sentida, vista, y liberada para restaurar el equilibrio emocional y la claridad mental. El corazón se abre, creando una mayor capacidad para aprender y crecer.

Mantener una postura no solo fortalecerá tu cuerpo físico, sino que aumentará tu autoconciencia y naturalmente te producirá estados meditativos de introversión e introspección. 

3. Medita en movimiento

Cuando la práctica de yoga se profundiza y ya tienes un nivel más avanzado, tu prana, tu energía vital, se despierta fuertemente y fluye libremente, el cuerpo se mueve espontáneamente y la capacidad de la mente para presenciar sus actividades aumenta.

Yoga es unión, y es así como nos unimos al todo. El enfoque del yoga reconoce que la esencia de la meditación es un estado de absorción interior que puede ocurrir tanto en el flujo del movimiento como en momentos de calma física. Ambas; meditación en movimiento y meditación en reposo son vistas como prácticas válidas y complementarias.

Con la mente profundamente relajada, permites que el cuerpo se mueva espontáneamente guiado desde adentro. Al ingresar a esta experiencia, abandonas todo lo aprendido de fuentes externas y respondes directamente a los impulsos y las indicaciones intuitivas del cuerpo, te conectas con tu interior, y desde ahí te unes al todo. La meditación, ayuda a eliminar el estrés y reducir la ansiedad.

Esta tercera etapa de meditación en movimiento te revelará la verdad mística esencial: el Espíritu, Dios, o el Universo habita dentro de ti como la energía inteligente que subyace en el cuerpo y la mente. Mientras practico Yoga, constantemente me recuerdo que estoy viajando en un camino espiritual. Mi corazón y mis entrañas, mi alma se funden con el todo donde habita la paz. Y si llegas a experimentar esto, como yo lo hago, estarás en el viaje más importante de tu vida: el viaje hacia tu interior.

Si quieres saber más sobre mi yoga transformacional te espero en uno de mis viajes o retiros!

Namaste!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DESCUBRE LA METODOLOGÍA QUE TRANSFORMA VIDASDeja tus datos a continuación para acceder